10 SOUNDTRACKS para Recordar, 2010

Dicen que el alma de una película es su banda sonora. En el mejor de los casos representa, para un realizador, la posibilidad artística para extender el impacto de su obra. Nosotros sabemos que casi siempre es una herramienta más de los cineastas para mover, formuladamente, al público hacia el espacio emocional deseado, o un arma de ventas cuando integra grupos o cantantes famosos.

Sin duda hay soundtracks que van más allá de su labor formal, y pueden engrandecer a una película hasta niveles insospechados. A continuación, mi modesta apreciación de los soundtracks del 2010 que, por habilidad para concretar un discurso fílmico o por simple gusto musical, merecen ser recordados:

10. Iron Man 2

Si bien la película tiene su propia banda sonora original, después del link que la primera cinta hizo con la canción de AC/DC, Ironman (que nada tiene que ver con el superhérore de Marvel), era de esperar que el grupo se involucrara con el estreno de la segunda. El álbum comercializado como soundtrack para la secuela de Jon Favreau no tiene ninguna canción nueva, ni aporta nada que AC/DC no nos haya dado anteriormente. Sólo es una alegre compilación de ciertas canciones del grupo, con ningún propósito aparte del de vender. A pesar de esto, es innegable que el glorioso estilo de la banda converge a la perfección con el ritmo de las películas de Favreau y la personalidad de Tony Stark. Estuvo 35 semanas en el top de Billboard, y, al final del día, sólo es una celebración ácida de la unión de dos titanes del entretenimiento, obviamente para hacer dinero, pero que sin mayor pretenciones logró divertirnos.

9. Invictus

Si bien la música compuesta por Kyle Eastwood (que casualmente es el hijo del director) y Michael Stevens no es particularmente memorable, sí lo son las numerosas canciones que, en momentos clave, dotan a la película de una emotivividad sorprendente. Con una explícita influencia sudafricana y cierto aire de fiesta deportiva, mucho en este soundtrack es un antecedente directo de la música que llegó junto al Mundial de Fútbol.

Sin embargo, a la par de esta historia, temas como 9000 days de Overtone y Yollandi Nortjie hacen un sensible (pero formulado) acercamiento a la figura de Nelson Mandela, que logra transmitirnos algo de la enorme emoción humana que este hombre y su lucha por la paz y la equidad representan.

8. Hidalgo, la historia jamás contada

Si algo se le ha escapado terriblemente al nuevo cine comercial mexicano, es el poder de las bandas sonoras para levantar una película. Esta reinterpretación de la vida del erróneamente laureado “Padre de la Patria”, es acompañada por una muy efectiva y decente música original compuesta por Alejandro Giacomán e interpretada con gran precisión por la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí.

Aderezada con un jarabe que corresponde perfectamente al caracter lúdico del Hidalgo que Demian Bichir y Antonio Serrano presentan , y el tema principal de la película, Que sople el viento, interpretada por Lo Blondo (que captura el espíritu de la relación artística y afectiva del cura con el logradísimo escenario del Bajío), el soundtrack de Hidalgo, la historia jamás contada sienta un precedente en los estándares de calidad que las bandas sonoras de nuestro cine deberían tener.

7. Where the Wild Things Are

Quizás no es el tipo de música que vayamos a escuchar separada de su contraparte visual, pero el score de Karen O and the Kids traduce perfectamente ese divertidísimo salvajismo infantil que representa a la película. Aunque nos hubiera gustado más una musicalización por parte de Arcade Fire (a quienes escuchamos en el trailer), esta banda sonora es tan cuiriosa e inusual como la película a la que acompaña.

Sin duda efectiva en capturar la emoción (y darle ese toquecito indie que tanto agradecemos) de esta propuesta fresca y diferente.

 

6. Up In The Air

Las películas de Jason Reitman son tan inusuales como los soundtracks que vienen con ellas. El director dice que, mientras escribe sus guiones, escucha las piezas de su biblioteca de iTunes que corresponden con el mood que quiere imprimir en sus historias. Me consta que el ejercicio le funciona.

Muy gringas, muy de roadtrip y no tan indies y alternativas como las de Juno, canciones como Help Yourself de Sad Brad Smith complementan a la perfección el aire de profundidad ligera con el que Reitman nos pasea en sus crucialmente triviales tramas, y siempre son agradables para escucharse por separado.

5. Eclipse

Si algo tienen de buenas las películas de la saga Twilight, es a Muse, entre varios otros buenos músicos, incrementando el mercado de los vampiros con su background music. Y demonios, sus recopilaciones son buenas. Aunque los álbumes internacionales caigan en absurdos tales como incluir estrellas locales (Ximena Sariñana y Jesse y Joy, en el caso de México), estos discos se venden como pan caliente, y le aportan algo rescatable al acervo cultural de los letradísimos fans de esta serie.

Ni siquiera algo tan soso e insípido como estos bodrios telenoveleros pueden drenar a grupos como Muse de su maestría musical, y, aunque sabemos que de nuevo todo se reduce a vender (ya, gente, dejen de llorar porque su grupo se prostituyó), no cabe duda que un buen soundtrack puede levantar incluso a la más insoportable de las películas.

4. Sherlock Holmes

Hans Zimmer es, innegablemente, THE MAN en cuanto a soundtracks en Hollywood se refiere. Su score para el acercamiento de Guy Ritchie al universal personaje de Arthut Conan Doyle, es un original paseo musical a través de la acción y el Irish feeling del proyecto.

Para todos los puritanos fans de las historias del detective que enloquecieron con el churrazo que parió Hollywood a principios de este año, las cuerdas de Zimmer funcionan como un recordatorio de que las películas no siempre son para tomarse tan en serio, y que combinándose con el característico aire antisolemne de Ritchie y el dinamismo de Downey Jr, incluso el investigador de la calle Baker puede entregarnos la mejor diversión palomera.

3. Inception

Sí, cuando dije que Hans Zimmer era THE MAN si de soundtracks se trataba, hablé en serio. Aquí repite su colaboración con Christopher Nolan (y que, en el futuro, seguro ya será su compositor de cabecera) después de musicalizar, junto con Harry Gregson-Williams, las nuevas entregas de la franquicia Batman.

Si el caos del Joker de Ledger y el heroísmo del Caballero Oscuro quedaron plasmados de forma tan sublime en la banda sonora de The Dark Knight, esta vez la acción y el sobrio surrealismo de  las imágenes de Inception encontraron a su alma gemela en las composiciones de Zimmer. Piensen en ese ¡BONG, BONG! haciendo eco de la gravedad y su ausencia en la espectacular secuencia del pasillo, o los acordes de Je ne regrette rien y Piaf compenetrados con la acción imparable.

Éste es uno de esos excepcionales casos en que parece que la película y el soundtrack se originaron juntos, y pone en evidencia una de las colaboraciones artísticas de Hollywood que mejor complementa el genio de sus creadores.

2. The Social Network

La habilidad de David Fincher para hacer del juego de intereses detrás de Facebook (que okay, sí es, al final del día, un fenómeno social importantísimo en los albores del nuevo siglo) todo un suceso fílmico, se ve reflejada perfectamente en el score que Trent Reznor y Atticus Ross compusieron para The Social Network. Pocas veces durante en la película la notamos, pero esta banda sonora es capaz de generar el mismo sentimiento de enajenación con el mundo digital que Fincher (a manera de reproche, hay que aceptarlo) retrata, y que todos vivimos cuando nos conectamos a Facebook.

Ese sutil beat electrónico inmiscuyéndose en la vida social (dentro y fuera del mundo digital) y personal con un súper efectivo efecto dramático y el detallazo de poder descargarlo grátis (hey, its all about el pedo este de los nuevos medios, ¿qué no?) hacen de éste un soundtrack indispensable para todo aquél que quiera comprender las consecuencias sensoriales que el blend de imágenes y música, hablando de cine, genera.

1. Tron Legacy

Si del impacto de la música en el cine hablamos, este es sin duda el soundtrack moméntum del 2010. Disney, a través de una inusual colaboración con el dúo francés Daft Punk, vendió viralmente la secuela de su fracaso ochentero completamente a través de la música.

El extraño mélange orchesto-electrónico que acompaña al rampante espectáculo visual que es esta película, captura a la perfección el fantástico mundo digital y tecnológico en el que su paupérrima historia tiene lugar. De nuevo una hermandad absoluta entre sonido e imágen, el anticipadísimo hype y la propulsión del proyecto a través sólo de la reputación de los compositores, el soundtrack de Tron Legacy es una lección de mercadotecnia y un asombroso deleite que marcará pauta en el mundo del cine.

Advertisements

~ by pako1423 on 28 December, 2010.

One Response to “10 SOUNDTRACKS para Recordar, 2010”

  1. nice list! Just one correction, I have a strong suspicion that Hans Zimmer stole his soundtrack for Sherlock Holmes from La Pecera!!!! :s

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: